Todos conocen el nombre de las figuritas plásticas “made in china”que se colocan en la sala de la casa los primeros días de diciembre, pero muy pocos conocen el triste trasfondo e historia que originó esta costumbre navideña del Pesebre Navideño.

Corrían los primero años del 1200 d.C. y un hombre con voz imponente pero de humildad solemne iba camino a la ciudad de Asís, venía de Roma, pero las noche anteriores habían sido tan frias que retrasaron su camino. Esperaba haber llegado hace varios días a su hogar pero la noche del 24 de diciembre estaba aún en mitad del camino.

Francisco, se encontraba en la ciudad de Greccio, un pueblo con no más de 1.500 habitantes, de increíble humildad y pobreza comparado con la opulente y extravagante ciudad que hacia unos días había dejado atrás.

Algunos historiadores aún discuten sobre la absurda cantidad de riquezas que acumulaba la iglesia en aquellos días

Roma y el imperio estaba viviendo una de las épocas mas sombrías de la historia, las cruzadas sangrientas en contra de los musulmanes, judíos y barbaros llegaron a unos niveles de sadismo tales que ninguna película podrá ilustrar a nuestros ojos. Los papas (ya que habían más de uno disputando el poder) vendían títulos e indulgencias a cambio de la lealtad en las cruzadas, estas mismas donde las masacres, violaciones y demás vejámenes se hacían cada día a nombre del sumo pontífice de turno.

Algunos historiadores aún discuten sobre la absurda cantidad de riquezas que acumulaba la iglesia en aquellos días producto de los saqueos, ofrendas o impuestos. La opulencia que vivían las familias de la Curia Romana y los Pontifices es tal vez imposible de calcular debido al aumento constante de sus arcas por los tristes hechos que ya recordamos.

Fue en estos días de tan densa obscuridad, cuando un joven de familia adinerada quien habiendo participado en sangrientas cruzadas, se cuestiona sobre el camino que estaba llevando la iglesia católica. Francisco de Asís renunció a todo lo que era suyo, sus comodidades y riquezas por amor a Cristo, se alejó de la violencia y la opulencia para vivir una vida de humildad, sus actos fueron un ejemplo para muchos y su influencia llegó incluso a ser relevante para la Curia y el Pontífice Romano.

Francisco de Asís renunció a todo lo que era suyo, sus comodidades y riquezas por amor a Cristo

El nacimiento de Jesús un Rey que nació en un humilde pesebre, lejos de toda la gloria que le pertenecía, inspiró a Francisco que sin dudarlo decidió hacer la representación del pesebre en el humilde pueblo de Greccio aquella noche del 24 de diciembre. Unos humildes padres junto a su recién nacido vistieron ropas antiguas para la época, y otros vistieron de pastores junto a otros más que cantaban himnos gregorianos que recordaban el nacimiento de Cristo.

El pesebre fue recreado en una pequeña y austera iglesia empotrada en una cueva, Francisco logró enseñar sobre la humildad de Cristo en este pueblo y todos a ver el pesebre se alegraban en su humildad, la historia viajó de ciudad en ciudad y el siguiente año el pesebre se realizó en más ciudades, llegando la historia del nacimiento de nuestro rey hasta nuestros días.

Conoce más sobre la historia de Francisco de Asís y otros Heroes de la historia en este libro.

heroes mattix(Haz Click en la imagen)

 

Carlos Andrés Celis
Autor y Artista Visual.

2 Observaciones

  • Carlos Sandoval Publicado 21 diciembre, 2017 11:54 am

    Que interesante, gracias por compartir esta historia, siempre la luz de Jesús ha brillado en medio de la más densa obscuridad. Muy bueno además el libro de HEROES, lo leí y seguí estudiando más sobre la historia de la Iglesia, es muy poderoso.

    • Christopher R Mattix Publicado 5 febrero, 2018 10:26 am

      Gracias por leer “Héroes” y por reseña positiva! Recién lo estamos moviendo y, gracias a Dios, ya hemos estado teniendo mucho interés de parte de escuelas cristianas y escuelas Bíblicas. Nuestro deseo es que llegue tan o más lejos que “Confesiones de un inquisidor”, que publicamos en la Editorial Desafío el año pasado.

Añadir Nuevo Comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.